Como adiestrar un Cachorro

 

 

Como adiestrar un cachorro es la prioridad de todo lo que hay que adquirir, los
inexpertos en la nueva tarea que vamos a aceptar somos capaces de aprender cómo un perro para la convivencia del perro humano.

Tenemos un perro desde el principio nuestras reglas y los límites que vamos a establecer. Un perro debe hacernos caso y tener en cuenta que nosotros tomamos las decisiones.

Me parece obvio que no es fácil ser un perro, si miramos al mundo a través de los ojos de un cachorro recién llegado a una casa extraña. Aunque no hay que ser muy exigente para nosotros, no debemos las reglas y las reglas que facilitan al perro orientado en este mundo extraño al que llegar de llegar:

En el ensayo de cómo adiestrar un cachorro es importante que no pierdas el control sobre ti mismo, cuando una y otra vez no lo lograste captar lo que se enseña, actuar de manera calmada y coherente. No hay grites y no usa el castigo físico. Hay que se consistente con las reglas para con el perro.

Hablando de cachorros, es muy importante no regañar al cachorro cuando hace pis en sitios donde no debería hacerlo. Hasta los seis meses lo que resulta difícil controlar su vejiga. Aprenderá más rápido que la salsa alegre y premiamos con comida, cuando lo tengamos en un sitio adecuado.

Para eso, se lo lleva a la calle, nada más lejos y después se puede comer y se lo coloca en el mismo sitio. Allí va a hacer pis, que después de haber dormido tiene ganas. Se le premia con un poco de comida y después le damos su paseo. Así el perro aprende a hacer sus necesidades en el principio del paseo y no asocia el hacer pis con tener que volver a casa.

Si hay un momento en el que no se puede cantar, durante el día, es mejor no dejarla hoy en día, pero dejarlo en una habitación segura, donde no se puede destruir nada en su fase de ‘mordisquearlo todo’.

Intentemos hacer la hora de la comida divertida para el perro. Para practicar la llamada desde el primer día, recomiendo repetir la palabra elegida cada vez, que le damos al perro la comida en su plato. Así aprende que al escuchar “aquí” tiene que venir corriendo porque vamos a escuchar algo rico para comer.

El perro es un mamífero muy sociable que necesita vivir en grupo. La evolución ha sido así y está condenada a una vida solitaria, siempre ha tenido y presenta comportamientos poco normales para su especie.

Paseos: Los paseos de un cachorro deben ser cortos y frecuentes, para ayudar a hacer sus necesidades en la calle. Calculamos aproximadamente 5 minutos de paseo por mes de vida del cachorro, en cada uno de los 6 de lunes a viernes. A partir de los 8 meses podemos alargar los paseos y el perro adulto, tenemos 5 experiencias, tres de ellos 30 minutos y una hora, y tres de ellos un poco más cortos.

Durante los paseos con el cachorro, desde el primer día, tenemos que educar a un tiempo de la correa. Los perros no tiran de la correa, sino que lo aprenden. Se lo enseñamos nosotros. Cuando el cachorro está pequeño, nadie se preocupa por el neumático de la cintura, ya que es pequeño y no tiene mucha fuerza. Pero es ahora lo que aprende, para toda la vida.

Antes de terminar, recuerde que nuestro amigo incondicional pasará muchos años en nuestra compañía, si desde el principio, ese será el adecuado, seguro que lo disfrutaremos de muchos momentos placenteros con nuestra mascota.

 

Fuente: Christiane Steck, Educadora Canina

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *